Tras la gestión realizada por el alcalde Rolando Olivares ante el director estatal de CEAS, Francisco Antonio Valencia se introducen 200 metros lineales de tubo a 1.50 metros de profundidad para evitar futuros daños.