Llantas lisas que son un peligro para los Bomberos y otros conductores es lo que heredaron al nuevo cuartel de los “traga humo”.