La Conquista y el Virreinato


Un suceso inesperado y doloroso, provocó la alarma general. Los representantes de las ciudades, pueblos y aldeas se reunieron en el centro ceremonial del Tajín, para deliberar y conocer la mala nueva, que consistía en una enfermedad contagiosa, cruel e incurable que estaba diezmando a los totonacas la denominaban matlazahuatl (viruela negra), que se había presentado en sus dominios, conjuntamente con la llegada del hombre blanco y barbado la epidemia se había manifestado en forma alarmante en Zempoala, lugar donde las naves de Pánfilo de Narváez, atracaron para abandonar a uno de sus tripulantes llamado Francisco Eguía quien mostraba el estigma cruel de la viruela en el rostro y manos, las llagas putrefactas. Al quedar abandonado el enfermo, sirvió de agente para cundir el contagio que se hizo generalizado e incontrolable.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *