Siglo XX


La época revolucionaria en México, tuvo sus efectos en esta región precisamente con la inmolación heroíca de los hermanos Serdán, en su odisea en la ciudad de Puebla; y como sabemos fomenta el movimiento de rebelión y surgen personajes como: Carranza, Zapata, Villa y Obregón que deciden destruir la nefasta página negra que ocupara con su traición el infiel Victoriano Huerta.

En el año de 1913, las fuerzas militares de los huertistas que comandabá el coronel Ordorica, al estar encuadradas en Papantla, reciben noticias de que los carrancistas han planeado un ataque a esa ciudad. Se movilizaron y determinan posesionarse de Martínez de la Torre, donde se atrincheran en las lomas, camposanto, la tranca y otros lugares estratégicos preparándose para cualquier ataque.

Al ocupar el señor general Agustín Millán, los pueblos de Martínez de la Torre, San Rafael, Jicaltepec, Nautla y todo lo que constituye la colonia Francesa hizo alto en la hacienda de El Pital donde estableció provisionalmente su Cuartel General y esperó el grueso de las demás fuerzas constitucionalistas, sobre todo, la artillería que vino al mando del coronel Alfonso C. Blanco y de su hermano Lázaro, coronel Julio Arroyo y otros con la intención de seguir su camino hacia Misantla.

La  vida  cotidiana  de  la  población  seguía sufriendo alteraciones por los frecuentes sucesos de armas, las Oficinas de Correos y Telégrafos optaron por cerrar sus puertas, el comercio de por sí ya había tomado esa determinación, los amaneceres siempre tenían novedades como por ejemplo la llegada del general Montacilla, la gente del capitán Collado Rodir, Zepeda,  los Arellano, Alejandro Denis, Cejudo, Uribe, etc.. En fin, un trajín bélico que sólo provocaba alarma en el vecindario.

El movimiento armado que incitará el señor Adolfo de la Huerta en el año de 1923, por su descontento ante la candidatura del general Plutarco Elías Calles, sí se dejó sentir en Martínez de la Torre, por la censurable actitud que asumió el general Guadalupe Sánchez, quien secundara el movimiento plenamente y llegara con sus huestes revolucionarios amenazando y cometiendo tropelías de todo tipo y siendo sumamente agresivos: obligando al Ayuntamiento en funciones a que depusiera sus cargos nombrando al efecto un consejo Municipal a su gusto que presidió por voluntad popular el señor José Cano, quien de inmediato asumió el cargo.

El señor Raymundo Pérez asume sus funciones y procede a notificar a la Secretaría de Gobernación, al Gobernador del Estado, a la Legislatura del Estado, al Jefe de Operaciones Militares y al Candidato a Gobernador por el estado de Veracruz, señor general Heriberto Jara, en sendos informes comunicándoles que asumió el poder municipal por voluntad popular y que esto estaba de manifiesto en votación registrada en las elecciones.

El caso Pérez provoca nuevas divisiones en Martínez y un día se amotina el pueblo frente al Palacio Municipal reclamando justicia; se altera el orden y hay necesidad de que intervengan representantes del Gobierno del Estado, quienes al darse cuenta del problema deciden dejar las cosas en estudios y dejar que el Gobierno del Estado las resuelva. El Gobierno estudia la situación y exonera al señor Raymundo Pérez de los cargos en su contra y aprueba totalmente los actos y órdenes emanadas en su fugaz administración, liberándolo de toda responsabilidad civil o penal. El pueblo, al recibir este dictamen, se tranquiliza y reanuda su vida habitual

En el año de 1946, se inician las obras del puente que unirá a Martínez de la Torre con la Congregación de Independencia, obra dirigida por el Ing. Orozco, hermano de doña Soledad Orozco de Avila Camacho y posteriormente de estos inicios se comienza la construcción del ingenio “Independencia”, aprovechando los terrenos de la antigua Hacienda homónima, trayendo la maquinaria para el proceso desde Puerto Rico.  Se  concluyen los trabajos en 1948, cuando se realiza la primera prueba de funcionamiento por cuarenta días, en el mismo año, siendo satisfactoria, e iniciando las funciones de pagador de los obreros del ingenio el Banco Ejidal Regional.

El ingenio “Independencia”, fue uno de los pilares económicos de su momento, construido por mandato del ex Presidente de la República Manuel Ávila Camacho, quien, conocedor de la región, ordenó se hicieran los estudios agrológicos y ecológicos para la plantación de la caña de azúcar, en sustitución del tabaco, y con el respaldo de una oferta propuesta de adquisición de la maquinaria de un ingenio de Puerto Rico.  Al estar totalmente colocada la maquinaria y asegurado su abastecimiento de caña, el general Manuel Ávila Camacho, concerta operación de venta con el Gobierno, quien adquiere el susodicho ingenio.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *